La radiofrecuencia es conocida por su capacidad de regenerar las fibras de colágeno de la piel, encargadas de mantener firme el tejido. Esta nueva tecnología entrega energía térmica de forma fraccionada en la dermis profunda, con un impacto significativo pero con una mínima afección de la capa más superficial de la piel. La regeneración se da, entonces, de adentro hacia afuera.

Para entender las tecnologías fraccionadas es necesario imaginar y pensar en los píxeles de una foto. De la misma manera que un cuadro dañado se restaura de una pequeña parte por vez, o se corrige una imagen fotográfica punto por punto, el tratamiento fraccionado mejora la apariencia de la piel mediante miles de pequeñísimos puntos microscópicos.

El aplicador administra energía de radiofrecuencia bipolar por fracciones sobre la piel a tratar. Esta energía provoca heridas microscópicas en la epidermis sin dañar el tejido circundante y a causa de ello se inicia una fuerte respuesta de curación. El tejido menos afectado, que rodea las fracciones de piel tratada, acelera este proceso y ayuda a la recuperación y cicatrización. El resultado es una piel con aspecto más firme y rejuvenecido.

Este tratamiento es propicio para tratar: arrugas finas, flacidez , marcas de expresión y cicatrices de acné. No requiere reposo -aunque la piel se notará enrojecida por un período de 2 a 3 días- y es ideal para tratar procesos intermedios de envejecimiento.
Entrega resultados superiores con una sensación de dolor muy baja, ofreciendo un tratamiento muy seguro y más controlado. Combinamos  RF fraccionada y Radiofrecuencia bipolar con lo que provee un mayor control y seguridad que le permite tratar áreas difícil como escote, cuello y manos.